La Fortuna.

Siento el retraso en la actualización, tuve un examen complicado, y digamos que la rueda de la Fortuna no giró en nuestra dirección y nos frenó ligeramente, aquí la tenemos representada en una gran obra de Camille Claudel; no tuve oportunidad de aprobar el examen, no, pero tuve la oportunidad, nada despreciable, de ver esta exposición de la que fue aprendiz de Roden, pocos podrán decir que no superó a su maestro.
Tuve la oportunidad, nada despreciable, de charlar con mis primas, de perderme en Madrid para buscarle un Horno/microondas, de atender las recomendaciones sobre un libro de Luis Bassat (entrevista); de comprar un libro de Zubiri.
Tuve la oportunidad, para nada despreciable, de charlar tranquilamente con mi amigo Brais, en las ventas, tras tomar el metro; debatiendo sobre el devolucionismo y la propiedad intelectual; sobre el fundamento de la propiedad; etc...

Y tuve la oportunidad de conocer a unos tristes hombres y mujeres, miembros de un tribunal de oposición que poco saben de la palabra conocimiento.

Disculpen, siempre supe que me tenía que tirar de espaldas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aulo, siento mucho que no aprobaras ese exàmen de no se què, pero me alegro que sigas aprobando el examen de la vida, con tantas alternativas, preguntas ocultas y laberintos. Que estès bien.

Dema dijo...

aulooooooooooooooo


ya me dijo carmen que estuvo contigo! :) veo que por lo menos te llevas buen recuerdo de madrid y todas esas oportunidaddes que tuvise! un besiñooooooooooo lo compras tu? yo de hacerlo lo haria el sabado :)

Aulo dijo...

Nora, Bueno, es una pena pero poco a poco, era el examen de la oposición, pero no pasa nada, el año que viene lo conseguiremos y si no a otra cosa, estos días estoy de descanso así que a ver si compro un micrófono para el Skype y ya te aviso.


Dema: Ya lo compro yo, pero si ves algún detallito más lo pillalo, porque si no nos queda muy soso.

CUCHHHI dijo...

un placer pasear por estas calles...saludos