Sobre el concepto del anarquismo.

Sobre la palabra: En mi opinión uno de los mayores problemas del anarquismo es que lleva el no en el nombre, me explico, es muy dificil determinar una identidad y definir una corriente ideológica de forma negativa, es decir, diciendo a lo que se opone y no lo que propone, porque por oponer nos podemos oponer a muchas cosas; esto, quizá es lo que ha sucedido con el anarquismo; en principio su carácter más distintivo es precisamente lo que niega, esto es claro, el poder; el anarquismo niega el poder para afirmar la libertad del hombre. Esta cierta vaguedad ha permitido que se autodenominen "anarquistas" ciertas construcciones ideológicas que se encuentran en las antípodas de lo que debe entenderse, en mi opinión, por movimiento anarquista; así por ejemplo el anarcoindividualismo de Stirner. Es por tanto habitual añadir al sustantivo anarquista un calificativo, como individualista, colectivista, mutualista, libertario... E intentar atenuar el problema, pero aún así este sigue existiendo. Otro problema de la denominación "an-arquismo" es precisamente que su definición "pende" (está pendiente) de otro concepto, del de poder, ya lo hemos adelantado. Lo cual en mi opinión, provoca cuando menos, ciertas paradojas, el anarquismo niega el poder y esto es en principio lo que lo define, de tal modo que si no existiera poder, y esto es lo que el anarquismo pretende, tampoco existiría el anarquismo, y ello porque faltaría el elemento principal que lo define, aunque sea negativamente. ¿Pero esto es así? ¿es esta negación del poder lo propio, lo esencial en este término? Y si no es así, ¿porqué se utiliza este nombre para definir lo que sea que es el anarquismo? Bueno, creo que esta doctrína tiene más que proponer que una mera negativa y que su identidad conceptual no está ni debe estar pendiente de otro concepto el cual, además, esperamos que sea efímero, ya lo hemos mencionado, el poder. No obstante entendemos los claros inconvenientes de un cambio de denominación, prefiero, no obstante, la expresión Socialismo libertario como destino histórico de esta doctrina, quizá el anarquismo sea uno de los motores necesarios para llegar allá, de momento no lo sé.

Sobre el concepto.
Buscamos pues lo que define positivamente la anarquía y lo que es la anarquía por si misma, y no por oposición a algo. Tenemos a mano: "16 tesis sobre Anarquismo" de Carlos Diaz y Félix García, y vamos a hacer una breve esposición del mismo más que nada porque trata los temas fundamentales de los que esta corriente se preocupa y hace una interesante sistematización de los mismos, el problema es que, cómo no, define el anarquismo negativamente, otra vez, al menos en sus 10 primeras tesis (quizá antitesis) aunque bien podemos justificar a sus autores que intentan poner en claro algunas confusiones sobre la ideología que nos ocupa:
  1. El anarquismo no es una forma de socialismo utópico.
  2. No es pequeño-burgués
  3. No es apolítico.
  4. No es espontaneísmo
  5. No es voluntarismo fascista.
  6. No es individualismo.
  7. No es dadaísmo.
  8. No es terrorismo.
  9. No defiende la propiedad privada.
  10. No es producto de lumpemproletarios ni de intelectuales inorgánicos.
  11. Es socialismo en libertad.
  12. Es la izquierda del marxismo.
  13. Es una utopía dialéctica.
  14. Es la imaginación.
  15. Es disciplina.
  16. Es aporético.
Podemos tomar, en solución de lo que nos preocupa, estas tesis/antitesis como temas a tratar para una correcta conceptualización del término, estos son: Relación entre teoría y praxis (tesis 1ª, 7ª, 13ª, 14ª, 10ª y 16ª); relación hombre-sociedad-estado (tesis 2ª, 3ª, 8ª y 9ª); la organización (tesis 4ª); el sujeto (tesis 5ª y 6ª), libertad-seguridad (tesis 11ª), la responsabilidad (tesis 15ª) por tanto si sistematizamos y alteramos un poco el orden tenemos...
  1. Relación teoría y praxis.
  2. El sujeto.
  3. Organización.
  4. Relación libertad/seguridad.
  5. Responsabilidad.
  6. Relación hombre/sociedad/estado.
Estos son los seis temas que vamos a tratar, quizá mejor otro día...

2 comentarios:

Yo dijo...

No creo que el problema fundamental dela narquismo sea la etimologia misam, sino al iodea generalizada que de esa palabra se ha hecho, esto equivale a igualar el poder con el orden, con la organización y la existencia misma. No imaginamos algo que no conlleve poder. Personalmente creo que las ideas acratas proponen una eliminaciond el poder concentrado, y delo poder fuera del ambito de cada individuo. asimiliando relaciones de poder, siempre como relaciones de yugo para uan de las partes.
el tema del anarquismoe s algo extenso, algo muy grande y bello a la vez. porque habalr de anarquismo es hablar de la humanidad misam, en todos y cada uno de sus aspectos y sentimientos. es algo muy complejo y muy hermoso.

El Toro de Barro dijo...

La práctica política a que históricamente ha dado lugar el anarquismo, al menos hasta el día de hoy, ha sido lamentable, y ha reproducido los peores vicios del poder que pretendía derribar. Derribar el poder por sí solo no garantiza la libertad de los individuos que componene un cuerpo social, que no podría existir sin ningún tipo poder. Lo que sí se puede hacer es cambiarlo, redifinirlo, reestructurarlo, mejorarlo. Y eso no se puede hacer sin la aceptación de su existencia. Sólo con recordar mis tiempos como sindicalista me basta para comprender lo que el anarquismo nunca podrá hacer: hacer posible un mundo más justo.
Un fuerte abrazo
Carlos